Inicio | Mapa del sitio | Contactos | Enlaces relacionados Jueves, 30 de Octubre de 2014 
 


El Seguro Nacional de Salud ha resultado ser un gran apoyo para que una buena parte de la ciudadanía, especialmente pobre o de modestos recursos, pueda recibir atenciones hospitalarias y medicamentos al mínimo costo.

Nadie pensaba, hace pocos años, cuando fue creado, que el Senasa tendría la capacidad de cubrir las necesidades de salud de más de dos millones de afiliados al régimen subsidiado. Su meta, al 2012, es dar esa cobertura a 3 millones de dominicanos.

En el régimen contributivo, es decir, donde están los trabajadores que pagan, junto a sus empresas, el seguro de salud, la meta de alcanzar 400 mil personas para este año ya casi se está logrando.

En ambos regímenes, los afiliados tienen acceso a consultas, atenciones ambulatorias, procedimientos quirúrgicos o terapeúticos, medicinas e internamientos, a un costo razonable. Y esto, sin dudas, es un gran logro para un país que, años atrás, apenas contaba con un sistema de seguridad social limitado y precario.

Que un ciudadano de escasos recursos pueda acudir a un especialista y tomarse placas, radiografías o tomografías y resonancias magnéticas sin pagar directamente al médico o al hospital, es una de las extraordinarias ventajas de este seguro, si tomamos en consideración lo costoso que resultan algunos de esos procedimientos.

En el caso de procedimientos más delicados, el paciente paga una parte del costo y Senasa cubre el resto. Es otra gran ventaja a esos niveles de la  población.

Un sistema como este ha constituido un paso de avance en los esfuerzos por garantizar a la población las necesarias y cualificadas asistencias médicas y hospitalarias, y tanto el Gobierno como la sociedad deben esmerarse en que el mecanismo se amplíe, abarque a más gente y pueda sostenerse en el tiempo.

Viernes, 18 de Marzo de 2011
POLITÍCAS DE USO | TÉRMINOS DE USO
Todos los derechos reservados. ARS SeNaSa ® 2014